Saltar al contenido

Juicios rápidos de Alcoholemia

Un juicio rápido es un proceso penal en el cual se enjuician algunos delitos, y que se caracteriza por ser un procedimiento rápido y ágil. Generalmente, en los casos de alcoholemia donde las tasas son excesivamente elevadas o las circunstancias implican consecuencias penales, los propios agentes de la autoridad son los encargados de citar al infractor a un juicio rápido en el momento de la detención.

Introducción al delito de alcoholemia

Conducir bajo la influencia de alcohol en tasas superiores a 0,60 ml/l en aire espirado, o 1,2gr/l en sangre, es constituyente de delito tal y como refiere el Código Penal en su Artículo 379 sobre los delitos contra la seguridad vial, y está castigado con penas de prisión y retirada del carné de conducir tras la celebración de un juicio rápido.

En los casos en los que la tasa es menor, pero todavía superior a la permitida, el infractor será sancionado con una multa y con la retirada de puntos del carné de conducir, aunque podrá ser superior según las circunstancias en las que el conductor sea requerido por la autoridad: en un control rutinario, en un accidente de tráfico, etc.

En qué casos de Alcoholemia es necesario que exista un juicio rápido

Los juicios rápidos por conducir bajo los efectos del alcohol se celebran cuando un conductor es “pillado” conduciendo su vehículo bajo tasas de alcohol superiores a los 0,6mg/l en aire espirado, o 1,2gr/l en sangre, aunque también puede ocurrir en los casos en los que el conductor se niegue a realizar las pruebas pertinentes para medir la cantidad de alcohol en su cuerpo, o cuando las facultades físicas o psíquicas del conductor se vean indudablemente afectadas aunque su tasa de alcohol no se encuentren entre las establecidas para incurrir en el delito de alcoholemia.

En el momento en que se da alguna de las condiciones anteriormente citadas, el infractor ya está incurriendo en un delito y deberá ser enjuiciado.

¿En qué se caracteriza un juicio rápido?

La principal característica de un juicio rápido, como su nombre indica, es la agilidad en la citación y tramitación de los hechos que son enjuiciados. Estos juicios no se aplican a todos los delitos (solo en aquellos cuya pena no pueda exceder de los diez años, y cuya naturaleza y resolución sea sencilla), aunque la alcoholemia es el principal delito que se enjuicia en estos procedimientos.

Para que pueda celebrarse un juicio rápido, es un requisito que sea instado mediante un atestado policial, que es justo lo que ocurre cuando un conductor es detenido por alcoholemia.

La necesidad de asistir al juicio con Abogado y Procurador

En un juicio rápido por alcoholemia, el investigado debe contar, obligatoriamente, con la defensa de un abogado en todas las diligencias que se practiquen durante el procedimiento. La agilidad en la tramitación de los juicios rápidos por alcoholemia hace que los plazos sean muy cortos, lo cual no deja mucho margen al enjuiciado para actuar, esto dificulta el acceso a un abogado de oficio que pueda marcar una estrategia de defensa adecuada que logre reducir la pena o la absolución del investigado por delito de alcoholemia.

Las penas a las que se enfrenta el investigado implican la pérdida del permiso de conducción durante hasta 4 años, 12 meses de multa, 90 días de trabajo en beneficio de la comunidad y 6 meses de prisión, que puede llegar a verse reducidas sustancialmente si el investigado cuenta con la defensa de un Abogado Penalista experto en delitos de alcoholemia.

Los antecedentes penales y los juicios rápidos por alcoholemia

Siempre que un conductor es castigado penalmente por conducir bajo los efectos del alcohol, quedarán registrados sus antecedentes penales en el Registro de Penados, lo único que cabe cuestionar es cuánto tiempo tiene que pasar hasta que se cancelen los antecedentes.

La duración de los antecedentes penales por alcoholemia varía en función de la pena impuesta en la sentencia, del siguiente modo:

  • Las penas de prisión de 3 a 6 meses, de multa de 6 a 12 meses, o de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, estarán sujetas a un plazo de cancelación de antecedentes de dos años. Estas penas son las consideradas por el Código Penal como «menos graves».
  • Cuando se efectúe la retirada del permiso de conducir entre un año y un día y tres años, los antecedentes estarán sujetos a un plazo de cancelación de tres años.
  • Cuando se efectúe la retirada del permiso de conducir entre tres y cuatro años, los antecedentes estarán sujetos a un plazo de cancelación de cinco años.

Cabe recalcar que, mediante la mediación de un abogado, es posible llegar a un acuerdo con el Ministerio Fiscal y solicitar la reducción de la condena en, al menos, un tercio, lo que podría traducirse en que el plazo de cancelación de antecedentes penales también se vea considerablemente reducido si la pena llega a obtener la consideración de «pena leve».

Conclusión

Si has sido citado para un juicio rápido por alcoholemia, lo más probable es que el proceso concluya con una sentencia condenatoria, pero contar con la defensa de un abogado experto en este delito puede reducir considerablemente tu condena, y en algunos casos, librarte de ella.

Nuestra recomendación es que te pongas en contacto con nosotros y nos cuentes tu caso, estaremos encantados de escucharte sin compromiso y ofrecerte la mejor solución rápida.