Saltar al contenido

Recuperar el carnet de conducir tras alcoholemia

Recuperar Carnet Multa Alcoholemia

Desde julio del año 2006, el sistema del permiso de conducir en España se rige por puntos de carnet, que no es más que un método para penalizar a los conductores cuando cometen infracciones, y retirarles el derecho a la conducción cuando estas lo llevan a perder sus puntos de conducir.

Beber y conducir supone un grave riesgo para el conductor, sus pasajeros, y el resto de usuarios de la vía pública, y como es lógico, conducir bajo los efectos del alcohol es una de las conductas sancionables administrativa o penalmente que, en el mejor de los casos, pueden llevar al infractor a perder su carnet de conducir.

Es posible recuperar el carnet de conducir tras perderlo por conducir en estado de ebriedad, y a continuación te explicamos cómo hacerlo.

¿Cuántos puntos se pierden en una sanción tras conducir bajo los efectos del alcohol?

Muchos conductores siguen optando por ingerir alcohol bajo la premisa de «estar muy cerca», o no «haber bebido tanto», y no son verdaderamente conscientes de que, dejando a un lado la sanción económica o la pérdida de puntos del carnet de conducir, los daños personales y materiales en un accidente bajo la influencia del alcohol, pueden llegar a ser devastadores para la vida de las personas.

Diariamente, la Dirección General de Tráfico y muchas asociaciones de Seguridad Vial, trabajan en materia de concienciación a los conductores y es que no debemos olvidarlo: el alcohol y el volante no son compatibles.

Beber y conducir puede suponer la pérdida del carnet de conducir si acumulas otras sanciones que afecten negativamente al balance de puntos de tu licencia de conducción, aunque en algunos casos de mayor gravedad también podrías perderlo aunque tengas todos los puntos.

Esta es la tabla de los límites de alcohol en sangre y aire espirado que no puedes superar al volante:

Tipo de conductor Límite en sangre Límite en aire espirado
General 0,5 gr/l 0,25 mg/l
Profesionales 0,3 gr/l 0,15 mg/l
Noveles 0,3 gr/l 0,15 mg/l

Si superas esos límites de alcohol en tu cuerpo, no perderás únicamente puntos del carnet de conducir, si no que dicha pérdida vendrá acompañada de una importante sanción económica.

Aquellos conductores que circulen en la vía pública bajo la influencia del alcohol, y muestren una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,25 mg/l, e inferior o igual a 0,50 mg/l, serán sancionados administrativamente con una multa de 500€ y la pérdida de cuatro puntos del carnet de conducir.

Para aquellos que lo hicieren y registrasen cifras entre los 0,51 mg/l y 0,60 mg/l, la multa administrativa por alcoholemia ascenderá a 1.000€ y la pérdida de seis puntos del carnet de conducir.

En aquellos casos en los que la tasa de alcohol sea superior a los 0,60 mg/l, dejaríamos de estar hablando de una sanción administrativa, y en su lugar hablaríamos de un delito penal, con condenas de prisión de seis a doce meses, mayores multas económicas o trabajos en beneficio de la comunidad, y la pérdida del carnet de conducir durante un período de uno a cuatro años.

Casos en los que la retirada del carnet de conducir es segura

Existen infracciones que, con independencia de la cantidad de puntos de conducción de los que se disponga, la pérdida del carnet de conducir está garantizada. Estas infracciones vienen acompañadas con penas de prisión, y para conocerlas basta con recurrir al Código Penal.

La negativa a la prueba de alcoholemia

El Código Penal establece en su Artículo 383 que aquel conductor que sea requerido por un agente de la autoridad y se niegue a realizar las pruebas de alcoholemia o drogas, será castigado con la retirada del carnet de conducir durante un tiempo de entre uno y cuatro años, además de ser condenado con penas de prisión de seis meses a un año.

El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Artículo 383 del Código Penal

Alcohol en aire espirado superior a 0,60 ml/l, o 12 gr/l

Conducir bajo los efectos del alcohol también puede suponer la retirada del carnet de conducir aunque no nos neguemos a realizar la prueba de alcoholemia -lo cual sólo agravaría la situación-, y para ello el Código Penal clasifica como Delito contra la Seguridad Vial y castiga en su Artículo 379, a todo conductor que supere la tasa de alcohol en aire espirado de 0,60 miligramos por litro, o de 1,2 gramos por litro en sangre.

1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Artículo 379 del Código Penal

Para incurrir en este delito es obligatoriamente necesario que el infractor se trate de aquel que se encuentra conduciendo el vehículo en la vía pública, y no aquel que no esté conduciendo, ya sea porque todavía no ha subido al vehículo, porque no lo ha arrancado, o porque lo ha abandonado hace tiempo.

Condenas con tasas inferiores a las anteriormente indicadas

Debes saber que aunque no hayas superado las cantidades de 0,60 ml/l en aire espirado o 12gr/l en sangre, la Justicia podrá condenarte penalmente si las autoridades aprecian que el consumo de alcohol ha afectado indudablemente a tus facultades psíquicas y físicas.

Los factores que pueden influir en la toma de la decisión sobre tu condena son varios: los ojos rojos, las pupilas dilatadas, la boca seca, el olor a alcohol, la desorientación… pero hay dos factores que sin duda, los agentes de la autoridad tendrán en cuenta a la hora de redactar su informe:

  • Habla pastosa: El hecho de que no seas capaz de vocalizar debidamente las palabras es un claro síntoma que evidencia los efectos del alcohol sobre tus facultades.
  • Deambulación vacilante: Se dice que una persona la padece cuando ha perdido su facultad para caminar con firmeza y equilibrio.

Si padeces estos dos síntomas, es evidente que no estás capacitado para conducir, y aunque no hayas superado las tasas mínimas para incurrir en un delito, es posible que termines siendo condenado del mismo modo, tal y como ha ocurrido en diferentes sentencias.

La reincidencia en el delito de alcoholemia

La reincidencia es una condición que agrava las penas de aquellas personas que ya hayan sido condenadas por la misma causa anteriormente.

Para incurrir en la reincidencia deben darse los siguientes requisitos:

  • Que la condena anterior sea firme, y para la cual ya no quepa recurso.
  • Que los delitos sean de la misma naturaleza y se encuentren en el mismo título del Código Penal.
  • Que los antecedentes penales anteriores no hayan sido cancelados.

En el caso de alcoholemia, la agravante de reincidencia más frecuente se da en aquellas personas que han sido condenadas en un juicio penal por alcoholemia y que, tras sufrir un accidente o ser requeridos por agentes de la autoridad, devuelvan resultados de alcoholemia superiores a los permitidos legalmente.

Generalmente, la reincidencia no se aplica en aquellos infractores que hayan cumplido la pena inicial desde hace dos, o más años.

Consecuencias de reincidir

Reincidir una infracción o delito de alcoholemia implica penas y sanciones más duras.

  • La sanción administrativa aumenta desde los 500€ hasta los 1000€.
  • El delito de alcoholemia pasa a aplicar condenas de la mitad superior, es decir, de 4 meses y 16 días a 6 meses de prisión o multa de 9 meses y un día a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 2 meses y 1 día a 90 días. Además de la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotor de 2 años 6 meses y 1 día a 4 años.

Recuperar el carnet de conducir

Para recuperar el carnet de conducir tras perderlo por un delito de alcoholemia, será necesario hacer un curso de sensibilización y reeducación vial.

Estos cursos pueden llevarse a cabo durante la pérdida de vigencia del carnet de conducir, y están formados por dos partes:

  1. La parte General: Donde se estudian conceptos genéricos de seguridad vial: límites de velocidad, significado de las señales, normativas de los diferentes tipos de vías, etc.
  2. La parte Específica: Donde, en función del delito por el que se ha perdido la vigencia del carnet de conducir, se estudian unos temas u otros. En el caso de alcoholemia, como es lógico, se abordarán relativos a la sensibilización de los conductores que conducen bajo los efectos del alcohol, así como los límites de alcohol legales que no pueden superarse si se conduce un vehículo a motor.

Es necesario acreditar la asistencia y superación de este curso formativo. Una vez hecho, tras cumplir la pena impuesta, el infractor podrá volver a conducir, partiendo desde un balance de 8 puntos de carnet.

El precio de estos cursos puede variar, pero suele oscilar entre los 250 y los 350 euros más IVA.